Canciones

1. Ellos y nosotros

descargar

2. No te metas

descargar

3. El día de mañana

descargar

4. La xente necio

descargar

5. Temporal

descargar

6. Silencio en la cárcel

descargar

7. El blues de la distancia

descargar

8. ¡Calla, ho!

descargar

9. Razón de Estado

descargar

10. De prestado

descargar

Disponible en

El disco

Segundo disco de Zona Oscura, lanzado el 9 de noviembre de 2019. Diez canciones que se mueven entre el rock y el blues, sin olvidar el rock duro y el rock and roll. Cuenta con la colaboración de Los Berrones, Chiri (Madera Rock) y Ana (Filanda).

Letras

Ellos y nosotros

Ellos tiraron la primera piedra,
desenterremos el hacha de guerra,
ellos siempre tiran a dar.

Nada de duelos a primera sangre,
el objetivo es matarnos de hambre,
ellos no se van a manchar.

Ellos no viven en este planeta,
ellos se esconden tras una careta,
ellos no ocultan su disfraz.

Ellos se ríen en la puta jeta
de los cadáveres de las cunetas,
ellos no merecen la paz
social.

¿Y nosotros? ¿Y nosotros? ¿Y nosotros? ¿Qué?

Ellos tiraron la primera piedra,
por donde pisan no crece la hierba,
ellos arrasan donde van.

Está perfectamente consensuado
entre ellos y quienes les han votado,
carta blanca de potestad.

Ellos no son el principal problema
porque el error de base es el sistema,
eso es lo que hay que derribar.

Cuando la bestia se les deshidrata
bebe sangre cada vez más barata,
ellos no merecen la paz
social.

¿Y nosotros? ¿Y vosotras? ¿Y vosotros? ¿Qué?

Tú puedes ser lo que quieras, pero yo
no tengo elección,
es demasiado tarde.

Tú puedes ser lo que quieras, pero yo
no tengo elección,
es demasiado tarde y todo arde.

Ellos tiraron la primera piedra.

No te metas

Quizás
a veces beba de más,
no sé…
Quizás
eso podría cambiar,
tal vez, mujer.
No es algo que me defina,
es circunstancial,
ni me va en ello la vida
ni es para olvidar
o no pensar.

Llevar
lo justo para tomar
un café
y estar
hasta la hora de cerrar,
¡joder, las tres!
- Es que me encontré a un amigo
y me quiso invitar.
(- Y no te pudiste negar,
te tenías que emborrachar…)
- Sería hacerle un feo, cariño,
habría estado mal
y, así, sin más…

Me metí en ese bar,
me metí en ese bar,
me metí,
me metí a saludar
y por poco no sal-
go de allí.
No te metas, chaval,
ya te lo advertí:
hoy duermes en el sofá.

Llegar
para montar y probar
en una vez,
genial,
tienen cerrado el local,
muy bien, un diez…
Después todo es mandar,
reñir y mangonerar,
(- Bajad el volumen ya
o tendremos que cortar.)
Que digan cuándo empezar
y cuándo terminar
y qué tocar…

Me metí en ese bar,
me metí en ese bar,
me metí,
me metí a trabajar
y por no acabar mal
consentí.
No te metas, chaval,
ya te lo advertí:
encima pagan fatal.

Me metí en ese bar,
me metí en ese bar,
me metí,
yo me quise negar
pero sólo acepta-
ron un sí.
No te metas, chaval,
ya te lo advertí:
¡que no lo puedes pagar!

Me metí en ese bar,
me metí en ese bar,
me metí,
me metí a caciplar
y mezclé JB
con anís.
No te metas, chaval,
ya te lo advertí…

*Los versos finales de la grabación son improvisaciones de Chiri

El día de mañana

El día de mañana
llegó hace mucho tiempo
y aquí no pasa nada…
me invade todo el cuerpo
un algo que no sé qué es.

Las olas me llevaban
mecidas por el viento
- ¿Por dónde cae tu casa?
- Dejadme en este puerto
que no tengo a dónde volver.

El vacío, todo mío…
no me fío.

Vivo una vida que no es la mía,
es la del niño que ya debería
haber crecido pero no tenía
posibilidad.

Que ni hay trabajo ni dignifica,
somos ganado con el que trafican
y hemos perdido, con lo que eso implica,
nuestra utilidad.

Sube la cadena al puerto,
entra el barco tendencioso,
voto en blanco al firmamento
¿dónde están mis dieciocho?
¿Dónde están?

Siento pasar los segundos
por debajo de las suelas:
cuando corro el tiempo vuela,
si me paro se congela.

Somos bichos moribundos
nada más tocar la tierra:
cualquier día se nos entierra
y eso es lo que nos aterra.

El día de mañana
llegó hace mucho tiempo
y aquí no pasa nada…
El día de mañana
llegó hace mucho tiempo
¡y aquí no pasa nada!

Y me tiro al vacío y caigo fuera,
y me tiro al vacío y no se entera,
trato de llenar la nada
pero es demasiada,
dejo que me invada…

Vivo en un tiempo de mucha prisa,
de lo inmediato, del se usa y se tira,
en lo mecánico, en la propia vida:
obsolescencia.

Que sí hay trabajo, es todo mentira,
es la labor que está mal repartida,
el bienestar siempre se nos olvida
y eso es lo esencial.

Mientras que no estemos muertos
reivindiquemos el ocio,
el placer como derecho,
¡basta ya de ser los tontos!
¡Basta ya!

Siento pasar los minutos
por debajo de las suelas:
cuando corro el tiempo vuela,
si me paro se congela.

Somos seres diminutos
en continua decadencia:
pasemos a la violencia,
nos están dando licencia.

El día de mañana…

La xente necio

Suicidios colectivos d’antiguos ideales
paez que ye l’orixe d’esta escusa irrefugable
pa garranos pelos güevos coles sos mentires,
consíguenlo dafechu mientres que-yos sofites.

Siguir cola vida davezu ye’l to únicu retu,
nun tienes un minutu p’afitate nesti mundu
que berra al to oyíu pente un ventanucu
les coses qu’asoceden de lloñe na to frente.

Percuerri esta tarde los centros comerciales,
les lluces y colores van ser como un sedante
pa nun ver al vecín sentáu nel so parque
pasando hores y hores ensin falar con naide.

Cuando te toque
vas venir a pícame
y con una sorrisa voy dicite:
ya tardabes.

Tola xente necio tamos equí na griesca,
vamos glayar magar que nun lo sientan,
xúnite con nós y vamos garrar más fuercia
pa que-y llegue’l fin a esti putu sistema.

Tola xente necio tamos equí na griesca,
vamos glayar magar que nun lo sientan,
xúnite con nós y vamos garrar más fuercia
pa espertar a esta sociedá dormida.

Tola xente necio tamos equí na griesca,
vamos glayar magar que nun lo sientan,
xúnite con nós y vamos garrar más fuercia
pa que-y llegue’l fin a esti putu sistema.

Temporal

Salto,
rozar las copas de los árboles
me hace sentir más alto,
sólo hace falta que me digan
que no muerden las hormigas
pa’ notar que me devoran por los brazos.
Que aquello de las mariposas en la tripa
distinto se me antoja en cada cita,
que recorro los días…
que recorro los días
de mano del fracaso
pero con filosofía.

Rompo
de cuatro gritos el silencio
en fútiles gemidos roncos,
que con decir que no hay futuro
uno parece muy duro
aunque por dentro se sienta inseguro y solo.
Que aquello de las primaveras floreadas
depende de con quién y qué miradas,
que estamos en otoño…
que estamos en otoño,
no es época de cielo,
a lo más, de purgatorio.

Que no es requisito aullar
entre la naturaleza
para ser un animal,
debajo de esta corteza
de persona normal
se barrunta temporal.

Muerdo
los jirones de la cruceta
de la que cuelgan los sueños,
basta sentirse realizado
para mirar a los lados
y saberse débil, frágil y pequeño.
Que aquello de “tira y afloja hasta que puedas”
se puede hacer de una y mil maneras,
que no me da la gana…
que no me da la gana
de andar entre sollozos
de la noche a la mañana.


Repto
por las paredes de mis ojos
cuando no los tengo abiertos,
es encontrar una salida
y las dovelas se derriban,
te sepultan y todos te dan por muerto.
Que aquello de “te necesito” es muy humano
y esta realidad nunca será otra cosa si no nos arriesgamos,
que la suerte está echada…
que la suerte está echada,
se tiran de los pelos
el destino y el mañana.

Que no es requisito aullar
entre la naturaleza
para ser un animal,
debajo de esta corteza
de persona normal
se barrunta temporal.

Gritar al viento todo lo que necesito,
que me dé poco y nada de lo que le grito,
no claudicar
para cambiar
lo que está escrito.

Que no es requisito aullar
entre la naturaleza
para ser un animal,
debajo de esta corteza
de persona normal
se barrunta temporal.

Que no necesito aullar
entre la naturaleza
para ser un animal,
debajo de esta corteza
de persona normal
se desata un temporal.

Silencio en la cárcel

Silencio en la cárcel,
ya todo está en calma,
los presos durmiendo
sus penas apartan.

Se oyen tres timbrazos
que a la gente alarman,
es señal segura
de que va a haber saca.

Lucen las bombillas
con su luz macabra,
zozobra en la cárcel,
aquí ya no hay calma.

Suenan los cerrojos,
un coche se para,
son los asesinos
que a la puerta aguardan.

Se oye a los guardianes
que a los presos llaman,
acuden serenos
con la frente alta,

entregan su vida
por la buena causa,
la causa del pueblo
que no vive en calma.

La trompeta suena
a toque de diana,
muchos compañeros
de la celda faltan.

Ya pasó la noche,
noche que fue larga,
silencio en la cárcel,
ya todo está en calma,

que los fusilados
tranquilos descansan,
los cubre la tierra
con su fresca capa.

Silencio en la cárcel,
ya todo está en calma,
los cubre la tierra…
muchos hombres faltan.

El blues de la distancia

Me desperté esta mañana
con las sábanas pegadas
y tú no estabas al lado,
nena, me puse a gruñir
pues quiero estar junto a ti.

Quiero acostarme contigo,
sabes muy bien lo que digo
y te lo digo muy claro,
paso las noches en vela
buscándote en las botellas.

Se nublan todos los días,
sudan ceniza y colillas
las paredes de este cuarto,
por cada verso un revés,
me elevo y vuelvo a caer.

No importa cuánto cambiaste,
estoy dispuesto a olvidarte
aunque me lleve mil años,
sólo quiero conocer
caminos que recorrer.

Dime, nena, ¿qué puedo hacer yo por ti?
mas no me dejes solo en la distancia,
que no sé a dónde ir.
Dime, nena, ¿por qué me medias el vaso?
dime dónde está el fracaso
e iré hacia el lado contrario.

Dime, nena, ¿qué es lo que esperas de mí?
mas no me dejes solo en la distancia,
que está muy oscuro y me pierdo y no sé a dónde huir.
Dime, nena, ¿por qué me medias el vaso?
dime dónde está el fracaso
e iré hacia el lado contrario.
Dime dónde está el fracaso
e iré hacia el lado contrario.
Dime dónde está el fracaso
e iré hacia él.

¡Calla, ho!

Dixéronnos
qu’abondo nun yera
con dir pela acera,
fixéronnos
creyer que la xera
yera tener carrera,
tamos como les oveyes
con crotales nes oreyes,
esto vien de va bien d’años ya…
mirái p’atrás:

Ufriéronnos
diplomes y premios
por perres a magüeyu
y diéronnos
más reconocencia
cuanta más competencia,
y agora toos na cola’l paru,
nun podemos dar el callu,
tamos pa prexubilanos yá…
ensin trabayar.

¡Calla, ho! ¡Calla, ho!
¿Quién diba sabelo?
¡Calla, ho! ¡Calla, ho!
Toi hasta los güevos
de tar al sol.

Punxéronnos
muries y portielles
al rodiu les idees
y emburriáronnos
como a les cabres
rodando pel Payares,
media Asturies nel exiliu
mientres busquen patrociniu,
zarra Ca Xuacu, abre un Tierrastur…
tais de yogur.

¡Calla, ho! ¡Calla, ho!
¿Quién diba sabelo?
¡Calla, ho! ¡Calla, ho!
Toi hasta los güevos
de tar al sol.

Colos güeyos como platos
¿quién hosties vota a estos fatos?
tenemos yá que los reciclar…
vamos a cuchar:

¡A la parva cuchu!

¡Calla, ho! ¡Calla, ho!
¿Quién diba sabelo?
¡Calla, ho! ¡Calla, ho!
Toi hasta los güevos…

-¿De qué, ho?
- De tar al sol.

Razón de Estado

Rugidos, graznidos, calambres,
sonidos partidos, mil partes,
locura, cordura: laxantes,
promesas que se lleva el aire.

Dime tú, viento,
¿por qué no paran
de darme patadas
y yo no escarmiento?

Dime tú, aire,
¿por qué no puedo
hacer lo que yo quiero
si no daño a nadie?

Pienso que no hay nada mejor
que todo lo que jamás he tenido,
que no hay ningún pecado cometido
al que no encuentre justificación.

Pienso que no hay nada mejor
que todas esas cosas que no tengo,
que no hay fuerza del orden ni gobierno
que sirva más que a su propia ambición:
su fin justifica mis medios.

Olvido, descuido, calmantes,
dormido, perdido, sin aire,
al borde del tiempo cambiante
conspiro, decido: culpables.

Dime tú, viento,
¿por qué no paran
de darme patadas
y yo no escarmiento?

Dime tú, aire,
¿por qué no puedo
hacer lo que yo quiero
si no daño a nadie?

Pienso que no hay nada mejor
que todo lo que jamás he tenido,
que no hay ningún pecado cometido
al que no encuentre justificación.

Pienso que no hay nada mejor
que todas esas cosas que no tengo,
que no hay fuerza del orden ni gobierno
que sirva más que a su propia ambición:
su fin justifica mis medios,
mi fin justifica sus miedos,
hay que quitárselos de en medio,
hay que quitárselos de en medio.

De prestado

Desperezarse, subir al tren,
embarazarse y no saber de quién.
Acostumbrarse a no ceder
o arrodillarse a besar unos pies
y nunca plantearse
que la vida consiste
en creerse lo que no se es.

Esclavizarse por un papel
y arrinconarse contra la pared.
Obsesionarse con quedar bien
o enemistarse con todos a la vez
y nunca plantearse
que la vida consiste
en creerse lo que no se es.

No pretendo
dar una lección,
sólo voy anotando lo que aprendo
y se me acaba el bloc.

Sobrecuidarse, ir a correr,
intoxicarse para pasarlo bien.
No encariñarse con ningún ser
o enamorarse treinta veces al mes
y nunca plantearse
que la vida consiste
en creerse lo que no se es.

Asegurarse de no caer,
precipitarse y que falle la red.
Empecinarse en no crecer
y estropearse con el envejecer
y nunca plantearse
que la vida consiste
en creerse lo que no se es.

No pretendo
dar una lección,
sólo voy anotando lo que aprendo
y se me acaba el bloc.

Llegar a comprender:
la vida no era un regalo,
era de prestado,
la has de devolver
como te la entregaron:
sin corromper, sin equipaje
y más te vale
haberla aprovechado.

No pretendo
dar una lección,
sólo voy anotando lo que aprendo
y se me acaba el bloc,
y ya van cien,
y se me acaba el bloc,
¿tenéis papel?
y se me acaba el bloc.

Reseñas

 (...) los temas suenan potentes con unas letras que van directas a la yugular sobre critica social principalmente. En la producción del disco suena todo en su sitio y se nota que ahí hay horas de curro en el local de ensayo (...) la verdad que es una banda que sorprende y el disco engancha de principio a fin... 

Rock Galicia

Vídeo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies